Prana, Vayus, Nadis y Kundalini

PanchaVayuImagePRANA, es la fuerza vital que interpreta cada átomo de tu cuerpo físico y del Universo. APANA, se refiere a las funciones de eliminación del cuerpo. Estas funciones operan en todos los niveles, tanto el material como el sutil, para expulsar la energía negativa y los desechos. Con el propósito de elevar la kundalini, permítenos describir prana como el “aire vital” sobre el punto del ombligo, y apana como el “aire vital” bajo el punto del ombligo.

Hay 72,000 canales o nadis que nacen en el Punto del Ombligo y terminan en las manos y los pies. Es a través de éstos que el prana es llevado a todo el cuerpo. De estos 72,000 nadis, 3 son los más importantes: ida, píngala y shushmuna. Ida y píngala recorren la distancia entre las fosas nasales (ida a la izquierda, píngala a la derecha) y la base de la columna vertebral. Sushmuna nace en la base de la columna, donde se encuentran los tres nadis, y viaja en ascenso por el centro de la columna vertebral hasta el tope de la cabeza. Este centro en la base de la columna es llamado el asiento de la kundalini y es el lugar donde yace la energía kundalini dormida. Ida representa la energía con carga negativa (apana) energía lunar que elimina los desechos del cuerpo y tiene efecto calmante, restaurativo en el cuerpo y la mente. Píngala transporta la energía con carga positiva (prana) que tiene un efecto energizante y calorífico sobre el cuerpo y la mente.

La kundalini no despertará ni ascenderá hasta que ambas energías- prana (positiva) y apana (negativa) – se encuentren integradas y balanceadas en el Chakra Raíz. Esta presión es necesaria para elevar la kundalini y lo hace provocando su ascenso a través de shushmuna, también llamada Cordón de Plata.

Así, a través de la inhalación y la retención, prana es conducida hacia abajo hasta el Chakra Umbilical, mientras que apana, a través de la exhalación y retención, es conducida hacia arriba, desde el Chakra Raíz hasta el Punto del Ombligo. El encuentro y unión de ambas fuerzas en la cavidad pránica crea un calor tremendo en el Chakra Umbilical, no calor caliente, calor blanco. Las energías combinadas a menudo son descritas las que energizan el filamento de shusmuna, Lo que quiere decir que shusmuna se enciende como el filamento en una ampolleta conectado repentinamente a una fuente de energía eléctrica.

Respondiendo al control de la respiración y la dirección mental, las energías integradas parten desde el Chakra Umbilical y descienden al Chakra Raíz, donde estimulan la kundalini. La profundización en la respiración y la voluntad provocan el ascenso de la kundalini, cargando los centros más altos de la consciencia. De este modo, las formas más bajas de energía pueden ser transmutadas en formas más altas.

La primera ley de termodinámica es que la energía no puede ser creada ni destruida, pero si puede ser modificada de una forma a otra. Para que esta energía fluya, deben ser removidos ciertos bloqueos e impurezas y los canales deben ser limpiados. Esto es realizado en forma más efectiva a través del poder de la respiración y los mantras, en conjunto con varias posturas y cerraduras.

Kundalini Yoga enseña que para elevar la energía a través de shusmuna, el estudiante puede aplicar cerraduras hidráulicas, lo que implica aplicación de presión consciente. Esto requiere determinada presión para elevar la kundalini y prana-apana de los chakras inferiores y enviarlos en ascenso hasta shusmuna. La presión del Chakra Raíz envía la fuerza apana-ida en ascenso hasta el Chakra Umbilical. La aplicación de la cerradura hidráulica en el diafragma la envía más arriba, hasta el Chakra Laríngeo. Desde allí, la Cerradura de Cuello la lleva hasta el cerebro para completar su viaje.

Para estimular la glándula pineal, o el asiento del alma, la Décima Puerta o Chakra Coronario en el tope de la cabeza debe ser “destapado”. Bajo circunstancias normales la puerta permanece sellada. Pero cuando el calor de la kundalini asciende, la pineal comienza a transmitir un haz de radiación y a proyectarlo hacia la pituitaria. La pituitaria a su vez, proyecta impulsos y algo como una “visión cósmica colorida”. “Cuando ambas, la pituitaria y la pineal están despiertas y unidas en su unión matrimonial mística en el tercer ventrículo, el majestuoso Tercer Ojo, la puerta al Chakra Coronario, se abre”.

Original: Beads of Truth, No. 4, 1980

Traducción: Nam Karam

Edición: GDS

@The Teaching oh Yogui Bhajan

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.