Hamburguesa Primaveral

Antarjot Kaur

El hemisferio Sur celebra la llegada de la primavera y con ella la oportunidad de renacer y florecer junto a toda la vida derredor: flores, arboles, gatos, perros, hormigas, vecinos… todo florece, se regenera, se re-crea y co-crea en la conciencia de que “todo es uno” y por supuesto, “uno es todo”. ¡Si, tu vecino también! (ése que pone la música a todo volumen cuando estás haciendo sadhana o cuando quieres dormir para levantarte en el amrit vela). No desesperes, recuerda: Ek Ong Kar, Tu eres tu amoroso y comprensivo vecino.

Eso es la Primavera: la oportunidad de renacer en la fuerza del amor. Por ello, hacer un ayuno durante 40 días de solo frutas y vegetales nace como una necesidad del cuerpo, la mente y el espíritu. Aquí algunas recetas que espero te inspiren para crear tu propia sinfonía de sabores, colores, texturas y vida.

Mes del plátano:
Soy de Venezuela, por acá amamos (bueno, realmente idolatramos) al plátano, sea verde, pintón, maduro, súper maduro…etc., es decir, “como venga”. Y quiero compartir contigo, amado lector, algunas de las recetas de mi familia en las que el plátano es el protagonista.

 

Hamburguesa Primaveral (para 4 personas)
Ingredientes:
Para el “Pan”:
• 2 plátanos pintones (estos son los amarillos que no están muy maduros ni verdes)
• 2 tazas de agua
• orégano al gusto
• sal al gusto

Para la Hamburguesa:
• 2 berenjenas
• 1 cebolla pequeña
• 3 dientes de ajo
• 1/2 pimiento de Cayena (opcional)
• 2 cucharadas de Chía hidratadas en 1/2 taza de agua
• 2 cucharadas soperas de ajonjolí tostado (el sabor es más intenso si se tuesta antes de usar)
• sal al gusto.

Para el relleno de la Hamburguesa:
• 4 rodajas de cebolla
• 4 rodajas de tomate
• 4 rodajas de calabacín o zucchini
• 4 hojas de lechuga

Preparación:
Para comenzar, coloca las berenjenas en el horno a 180°C por 40 minutos. Déjalas ahí mientras haces el “pan” de plátano.
Pon a hervir el plátano sin cascara (la cual puedes guardar para otras preparaciones), hasta que este suave, aproximadamente unos 15 o 20 minutos. Cuando esté listo saca el plátano del agua (reserva el agua) y colócalo en un tazón y hazlo puré. Una vez que el plátano tenga la textura de puré, divide la masa en ocho partes iguales. Coloca una plancha o sartén antiadherente a fuego medio. Con cada parte haz una pequeña bola con tus manos y suavemente crea un disco con ella (de 1cm más o menos de grosor). Colócalo en la plancha precalentada, repite con cada parte del puré de plátano hasta que tengas 8 discos en la plancha. Cuando se despegue, solo dale vuelta para que se cocine por el otro lado. Y ya tienes el “pan” de la hamburguesa (aprovecha el calor del horno para mantener calientes tus discos de plátano).

¿Recuerdas las berenjenas en el horno? Sácalas, quítales la piel y colócalas en trozos en la licuadora e incorpora la cebolla, los ajos, la sal, el pimiento de cayena y la chía con el agua en la que se hidrató. Licúa. Si sientes que necesitas más agua para licuar utiliza la que quedó de los plátanos. Agrega de poco en poco, así podrás tener mayor control para no agregar de más. Cuando todo este mezclado coloca la masa en un tazón e incorpora el ajonjolí tostado. Si la mezcla quedó muy aguada puedes agregar algunas cucharadas de avena. En la plancha caliente coloca dos cucharadas de la mezcla de berenjenas y dales la forma de hamburguesa con la parte de atrás de la cuchara (puede ser la que usas para servir helado). Al igual que los discos de plátano, estas hamburguesas se despegarán cuando estén listas para voltearse. Deben cocinarse por ambos lados al igual que una hamburguesa tradicional.

En la misma plancha o sartén coloca las rodajas de cebolla y las de calabacín para asarlas, 1 minuto por cada lado.

Ensamble:
Sobre un disco de plátano coloca la hamburguesa de berenjena y sobre ella los vegetales (la cebolla, el tomate, la lechuga, el calabacín) y tapa tu hamburguesa con otro disco de plátano. Puedes colocar un palillo (o mondadientes) en el medio para que quede todo en su lugar hasta que sea llevada a la mesa. Y recuerda, Ek Ong Kar, esta hamburguesa que tú has hecho es también creación de Dios.

¡Sat Nam!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.