Cómo y por qué vivir con dignidad
Por Yogi Bhajan

31 de octubre de 2000
Española, Nuevo México, EU

Para garantizar tu tranquilidad, debes profundizar en ella, poner tus raíces en ella y ser ella. Cuando buscas tu propia identidad, ésta se convierte en dignidad. Cuando tienes dignidad, la tranquilidad es perdurable. Nuestra vida se construye en pasos y si se nos olvida uno, las cosas serán inestables y se caerán. Aún no hay escuela para construir el carácter.

Ustedes Se preparan para una existencia profesional y ganar dinero. Pero ¿Cuántas madres rezan dar a luz a un santo? Pensamos que un santo es alguien lejano con barba blanca, ropa holgada, ojos muy brillantes y nada más.

Un día vi a Dios y le dije “Quiero ser un santo”. Él me dijo “Idiota” y me jaló del cabello hacia atrás y me dijo, “Escucha. Desde el primer día hasta hoy sólo he creado santos, a los cuales ustedes llaman humanos”. Y me envió de regreso a la Tierra.

Tu voluntad es mucho más poderosa que tú. Con una voluntad digna puedes atacar, lograr, completar y atravesar cualquier obstáculo. La gracia, la dignidad y la personalidad son esenciales en la vida. Los padres que son dingos crían niños que son calmos, quietos, tranquilos y con identidad propia. De otra forma, los niños viven dramas crónicos, traumas y berrinches.

¿Existe algo más preciado para nosotros que nuestros niños? Debemos darles valores y mantener nuestra dignidad de manera que ellos puedan confiar en nosotros. Cuando no eres confiable, no importa cuanta riqueza o poder tengas, la gente te evitará y tú mismo te odiarás a ti mismo. Cuando tu dignidad está establecida, tú eres estable, confiable y amado.

Cuando conocemos nuestra dignidad, el ser humano es muy, muy, muy preciado. Cuando tratamos a nuestros enemigos con dignidad, recibimos amistad en retorno. Cuando perdemos nuestros modales, perdemos nuestras relaciones.

¡No perderás una relación si te resistes a perder tus modales! Cuando eres víctima de una locura temporal, debes recordar, “Estoy perdiendo mi dignidad, personalidad, identidad y gracia. Me estoy perdiendo a mí mismo”.

Somos víctimas de nuestro enojo, ansiedad, celos, inseguridad y venganza. Por cada cosa negativa hay algo positivo. Tú te vuelves más indigno contigo mismo cuando de discutes forma negativa los aspectos negativos de alguien más. Los peores son aquellos que toman la basura del mundo entero como chisme y la colocan en la sala de alguien.

Cuando mantienes tu dignidad, Dios te sirve, pues Dios necesita seres humanos en cuyos corazones pueda venir a vivir. Dios es tu dignidad. Trabaja en ello. Cuando digas o hagas algo, pregúntate “¿Queda intacta mi dignidad?”.

Tienes que saber al inicio, al medio y al final, qué es lo que representas como identidad. Así, estarás protegido mañana por lo que tu identidad exprese hoy. Serás conocido por tus palabras.

Meditación para la dignidad

 Descargar Meditación

Postura y Mudra

Siéntate derecho con las piernas cruzadas en postura fácil. Levanta ambos brazos con las manos a la altura de los ojos, con las palmas hacia el frente. Haz puños con el pulgar y el meñique levantados en ambas manos. Los codos y los brazos no se mueven. Los ojos están cerrados.

Concéntrate en las palabras mientras cantas “Bountiful, Blissful & Beautiful” de Nirinjan Kaur Khalsa. Continúa durante 31 minutos. Para terminar, inhala profundo, sostén y aprieta los puños con toda tu fuerza. Lleva tu cuerpo interno a un equilibrio de energía. Exhala. Repite 2 veces más. Relaja.

Original: A year with the Master, Atma Singh and Guruprem Kaur
Traducción: Manpreet Kaur
Edición: Gurudev Singh
Modelo: Javiera
Fotografía: Onkarjot Singh

@The Teachings of Yogi Bhajan

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.